UNA DECLARACION FEMINISTA AUTONOMA

Lgo ha sido el camino para llegar hasta el lugar en donde nos encontramos hoy. El feminismo que nos nuclea ha sido forjado por muchas manos, actuancias y sueños. Gracias a quienes han obrado antes que nosotras hoy podemos saber lo que queremos y lo que no. La autonomía feminista no tiene un único inicio. Su genealogía se construye en el antes y el después, en la historia pasada y en los actos y elecciones que hacemos en el día a día. La utopía se construye en nuestro presente, se nutre de cada uno de los actos individuales y colectivos en donde somos capaces de generar, a partir de lo ya hecho, nuestra propia idea del mundo y las prácticas y los principios necesarios para transformarlo. Nuestra autonomía feminista es una postura ante el mundo, más que un legajo unívoco de preceptos. La autonomía no se alimenta de dogmas ni mandatos, porque ella escapa a toda regulación y a todo intento de sustraernos de nuestra singularidad y responsabilidad como sujetas históricas comprometidas con otras formas del hacer y del estar en lo íntimo, lo privado y lo público. La multiplicidad de experiencias que nos atraviesan -a las que nos hemos reunido aquí-  dan muestra de lo que hablamos. Hemos llegado por diferentes vías a este espacio-vida de la autonomía feminista. Algunas más tarde, otras más temprano, algunas por laberintos que nos perdieron por un tiempo…hasta que… el caldo de la crítica sobre el mundo y sobre nosotras mismas cuajó y nos atravesó como un rayo. Así, de las formas más insospechadas y gracias a la experiencia acumulada, hemos podido hacer una crítica radical y madura no sólo del mundo en que vivimos, sino también de la política necesaria para cambiarlo. Reconocemos esta multiplicidad de experiencias- saberes como uno de nuestros mayores potenciales, a la vez que reconocemos con tesón las producciones y actuancias que nos unifican. Coincidimos en unos mínimos comunes que son los que nos hacen sentir convocadas y contenidas por el posicionamiento político que convenimos en nombrar como feminismo autónomo. En nuestra genealogía recogemos todas las formas de resistencia activa de nuestras ancestras indígenas y afrodecendientes; el legado del feminismo radical de los años setenta; las experiencias tempranas de los grupos de autoconciencia; las prácticas del affidamento y de concesión de autoría creativa entre mujeres de las feministas italianas de la diferencia; del feminismo situado, descentrado y antirracista del movimiento de mujeres latinas, chicanas y de color en los EEUU que ha tenido su continuidad en Latinoamérica y el Caribe; los aportes de las lesbianas feministas en lucha contra el régimen de la heterosexualidad obligatoria opresivo para todas las mujeres; el reconocimiento de las mujeres como categoría política y no natural tal cual nos lo enseñaron las feministas materialistas; y, mucho más cercanas, nos sentimos herederas de esa parte de la generación de feministas de los setenta que a finales de los ochenta no estuvo dispuesta a abandonar sus aspiraciones de transformació n radical de la realidad y anunció los peligros del nuevo pacto entre una parte importante del feminismo con la cooperación internacional, el sistema de Naciones Unidas, el Estado y sus instituciones. Reconocemos en las producciones tempranas de las Cómplices, del Movimiento Feminista Autónomo y del feminismo popular de Chile, de Mujeres Creando de Bolivia, de Atem de Argentina, los primeros aportes concretos en la definición de los postulados-base sobre los que se articularon las experiencias y proyectos políticos reunidos bajo el paraguas del Feminismo Autónomo en ocasión del VII Encuentro Feminista LAC y que dieron lugar a una primera declaración feminista autónoma: “Permanencia Voluntaria en la Utopía ”. Varias compañeras forjadas bajo estas experiencias que se articularon en
el encuentro de Chile del 96, nos hemos dado cita hoy aquí para seguir
construyendo con nuevas generaciones de feministas autónomas los nuevos
retos que se nos plantean ante las nuevas formas del patriarcado, el
capitalismo, el racismo, el etnocentrismo, el régimen heterosexual.
Reconocemos en nuestra historia el rol de estos espacios y proyectos
colectivos que no sólo han continuado el legado sino que se han implicado
activamente en la construcción y revisión permanente de las bases
discursivas y activistas de la propuesta autónoma: a las Próximas, las
Chinchetas, las Clorindas, Enlace Lésbico, Memoria Feminista, entre otros. Desde estas bases y recorridos múltiples, hoy podemos sostener que el
Feminismo Autónomo es una propuesta ética, política y de transformació n
del mundo todo desde las mujeres, para nosotras mismas y para toda la
humanidad. La autonomía es sobre todo y siempre un acto de profunda disidencia contra toda lógica de dominio, es contra-hegemó nica, es relacional. Nuestro pensamiento busca desarticular las cárceles de los paradigmas hegemónicos, todos ellos patriarcales occidentales y capitalistas, que son capaces de mantener el pensamiento dentro de un límite, el de la utilidad. Las feministas autónomas lo hemos sido en relación a aquellas prácticas políticas que en cada nueva coyuntura han intentado acomodar al feminismo a una razón pragmática dispuesta a claudicar en el intento de cambiar la vida toda, a cambio de una inclusión que siempre será parcial, y privilegios que siempre serán de sexo, clase, raza, sexualidad, origen y normatividad. El feminismo que nos congrega se reconoce en cada gesto de oposición radical ante las formas innumerables e interconexas de
subordinación y colonización de nuestros cuerpos y subjetividades; se
reconoce en cada pequeño intento de producción en el aquí y en el ahora,
 de nuevas formas de vida alejadas de las esperadas para las mujeres y los
grupos oprimidos. Ante el nuevo contexto internacional y sus expresiones y particularidades locales, las que nos sentimos convocadas a este Encuentro Feminista Autónomo evidenciamos el recrudecimiento de los efectos del neoliberalismo sobre la vida de millones de mujeres y pobres del mundo, evidenciamos la militarizació n progresiva, el aumento de la violencia estructural y la vulnerabilidad de grupos enteros de la población; la depredación irresponsable y privatización de la tierra, el agua y las fuentes de recursos naturales; la prevalencia de un pensamiento eficientista,
demagógico, cuantitativista; la cooptación, persecución y el intento de
aniquilación de los discursos más radicales de los movimientos y
propuestas transformadoras por parte de los gobiernos de turno, la
cooperación internacional y los espacios transnacionales donde una elite
experta y separada de los movimientos y de la vida subalterna produce los
discursos, las recetas y las agendas de las políticas locales. En nuestros cuerpos habitan múltiples identidades – trabajadoras, indígenas, afrodescendientes, mestizas, lesbianas, pobres, pobladoras, inmigrantes… – Todas nos contienen, todas nos oprimen. Lo que nos aglutina no es una identidad, si no un cuerpo político, una memoria de agravios. La subordinación común ha sido marcada en nuestros cuerpos, esa marca
imborrable nos constriñe a un lugar específico de la vida social. No somos
mujeres por elección, mujer es el nombre de un cuerpo ultrajado, forjado
bajo el fuego. Mujer es el lugar específico al que nos ha condenado el
patriarcado y todos los otros sistemas de opresión. Nuestra política
feminista no es, entonces, reinvindicativa, ni de reconocimiento.
Trabajamos cotidianamente por enfrentar las cadenas internas y externas
que nos mantienen en aquellos lugares dispuestos para nosotras por el
entramado de poder. Estamos en el proceso de sanarnos de todo el
patriarcado y las razones binarias, esencialistas y hegemónicas que llevamos dentro. Partimos de nuestros cuerpos que son nuestros territorios políticos para implicarnos en procesos de descolonizació n y advertimos que la colonización no sólo tiene que ver con la presencia del invasor en las tierras del Abya Yala, si no con la internalizació n del amo y sus lógicas de comprensión del mundo. Nuestro feminismo cree en la construcción de movimiento, mete los pies en el fango hasta que ya no nos deja respirar. Bajo la firmeza de nuestras convicciones nos encontramos con quienes como nosotras quieren cambiar el mundo, y con quienes aun no han encontrado su propia fuerza para embarcarse en este cambio. A ellas y ellos también queremos llegar y contarles nuestras mayores esperanzas. El feminismo autónomo no puede ser autista, no puede recluirse y aislarse pretendiendo una pureza que no existe. El valor y la fuerza de nuestras convicciones se pone en juego en nuestra osadía, en nuestra constante capacidad de rehacernos y en nuestra irreverencia. No estamos en todos los espacios, hay lugares tan viciados que no dejan resquicios para la acción… pero las calles ¡son nuestras! El barrio, la comuna, la plaza, los pasillos de la universidad, el colectivo… ¡son nuestros! Allí vamos con nuestros unicornios, nuestras tenacidades y flaquezas…  con nuestros anhelos. No estamos adentro ni afuera. Somos fronterizas, somos excéntricas y descentradas! Proponemos, contagiamos y construimos el mundo que queremos sabiéndonos y asumiéndonos responsablemente parte de él. Sabemos que las instituciones nos atraviesan, que el afuera no es un lugar, todo es dentro.  Apenas, hacemos del espacio marginal al que nos han confinado un lugar de
experimentació n y de fuga, hacemos de la periferia la fiesta de la
imaginación, de la creatividad, del placer, del encuentro….La risa es
nuestra mejor herramienta. Nos arriesgamos a vivir embriagadas, a imaginar otras formas posibles de habitar el mundo, mientras nuestras risas lanzan dardos contra los regímenes de la heterosexualidad obligatoria, la familia monogámica, el patriarcado etnocentrista, racista y capitalista. Erramos, nos caemos y volvemos a levantarnos; con el dolor de los aprendizajes forjamos la felicidad que construimos y habitamos. Nos sabemos siempre en proceso, siempre en tránsito. Nos encontramos con las otras y con los otros, hacemos articulaciones estratégicas y coyunturales, siempre atentas a nuestros principios y con nuestra ética como guía, sabemos el límite entre el intento de establecer alianzas y la cooptación. Como fugitivas de las lógicas hegemónicas, sabemos muy bien cuándo llega el momento de escabullirnos por las rendijas de nuestros sueños. Damos cinco pasos y parece que volvemos al mismo lugar…nuestras huellas
trazan la espiral que ya dibujaron nuestras antepasadas desde tiempo
remotos. No hay nada nuevo, pero ¡Cuánta belleza! Cuánta hermosura apenas vista, apenas imaginada, apenas puesta ahí por nuestros pasos.
El mundo que queremos es el que hacemos cada día cuando compartimos las tareas y nuestros dones, cuando reconocemos en cada una la maravilla y
contribuimos a que esta crezca y nos desborde. El mundo que hacemos
reconoce la autoridad en la capacidad de autoría de cada una; la concesión
de autoridad es de doble vía. Podemos reconocer en las madres un cúmulo de tesoros que son la base que aseguran el hacer de la nueva generación; pero reconocemos también lo inaudito de cada nuevo ser, de cada nuevo trayecto. La frescura, la vitalidad es una virtud que nos recuerdan y nos contagian las que nacen. La niña nos recuerda lo que hemos olvidado. La memoria no se acumula linealmente y cada nueva generación y cada nueva sujeta, una por una, tiene en sus manos su destino y ya sabrá interpretar las
experiencias y creaciones anteriores a ella,  ya sabrá usarlas para
interpretar su presente, escuchará las historias y con ellas soñará y
construirá otros mundos. Reconocerá muchas madres, muchos legajos, y su autonomía la llevará a construir algo nuevo con todo ello, algo que será en parte nuestro pero que nos supera. Cada hija, cada nueva generación deberá
aprender a traer el mundo al mundo. Agradecida seguirá su propia ruta;
reconociéndose a sí misma, sabe que ella también puede hacer su aporte
con lo que le han dado. Del feminismo autónomo que hemos bebido hemos aprendido que la política no es administració n ni redistribució n de privilegios. Cuando la política se vuelve trafico de influencia, concesión de favores, gestión de indultos, de permisos, carrera por el bienestar personal y del propio grupo…pierde todo su sentido y su valor. La tecnocracia de género es un invento de los Estados y de las instancias superestatales que les
determinan; la carrera de administració n del género es lo que hacen las
instituciones con nuestras luchas. Hacer funcionar bien al Estado no es
nuestra competencia! Nosotras construimos comunidad, construimos
movimiento. El Estado tiene un rol que cumplir, nosotras tenemos otro:
combatirlo. El Estado tiene su función de gerenciar lo instituido,
nosotras como movimiento somos la garantía de la desestabilizació n
permanente de sus estructuras viciadas. Si la institucionalizació n es
inevitable, nuestra función es indispensable para el dislocamiento y la aparición de fisuras y vías de fuga a la actuación del poder. Sin nuestra acción no hay salida posible, no hay historia. Comprendiendo esto, la autonomía feminista hace una opción por la subalternidad, por la contrahegemoní a. Nuestros sueños no caben en este mundo, ni en las lógicas que lo sostienen. No queremos humanizar lo inhumano, no pretendemos hacer “lo posible” porque “lo posible” demostró hace ya mucho tiempo que es injusto, insuficiente y reproductor de lo mismo. Las vidas que construimos son un peligro para la normatividad
compulsiva y necesaria. No queremos ser “incluidas”. Rechazamos la
“normosis” porque es una enfermedad social y política que mata los sueños
y las revoluciones. Somos la oscuridad y la barbarie del proyecto moderno, somos fuente de energía alternativa, amamos la noche y la usamos para rearticular razón, pasión y poesía, hace tanto tiempo separadas. Nuestros corazones laten al ritmo del universo, estamos aquí, somos nuestros pasos, somos lo que hacemos con lo que nos han hecho. Nuestros cuerpos no nos condenan, ellos son el resultado de los experimentos de la razón, han sido flagelados, colonizados, empobrecidos, racializados, generados, heterosexualizados…pero ay, nuestra voluntad igual que nuestro amor, es grande. Una inagotable energía nos conforma, nos reestablece, nos resguarda. El aliento nos llega desde tiempos remotos, el aliento nos llega del encuentro con otras. Somos pasado, presente y porvenir, todo en un mismo y amplio espacio, ese espacio en permanente construcción, en permanente cambio en donde accionamos, creacionamos y activamos nuestros sueños de hacer de éste, otro mundo.
 
Encuentro Feminista Autónomo
Marzo 2009
Ciudad de México

libres o muertas, jamas esclavas!

Anúncios
Published in: on 01/05/2009 at 18:34  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://sapatariadf.wordpress.com/2009/05/01/una-declaracion-feminista-autonoma/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeixe um comentário

  1. Hi, interesting post. I have been wondering about this topic,so thanks for posting. I will definitely be subscribing to your posts.


Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: